Saturday, August 19, 2006

Un futuro incierto (No alimentes esperanzas)

Ayer, mientras la lluvía luchaba por atravesar los cristales de mi cuarto y mis fuerzas languidecían ante el mundo, buscaba en la caja de cartón (bajo mi cama) un par de medias que me calentaran. Entre los misterios de porqué se desaparecen los pares, encontré una viejas esperanzas. Estaban flaquitas, tristes, no hablaban, a penas si podían respirar. Sus huesitos se dibujaban en la piel, parecían que tratanban de escaparse a través de ella. No me atreví a tocarlas en el acto, por miedo a que se rompiera su piel y salieran sus huesitos o que si las tocara se quebraran esos cuerpecitos lastimeros. Hice todo los esfuerzos mentales para poder reconocerlas, no fue fácil, pero al fin supe porqué estaban ahí, porqué estaban bajo esas condiciones tan precarias: Son las esperanzas que un día, después de varios consejos de mis amigos, decidí no volver a alimentar.

-No debés alimentar falsas esperanzas, dejálas de un lado y reconstruite vos...
-Pero no las puedo dejar morir, no quiero abandonar mis esperanzas...

Me siento inhumano al ver el estado en el que se encuentran, mas no podía seguir alimentándolas con mi sangre, eran ellas o era yo. Por aquél tiempo las esperanzas estaban gorditas, sanas, ¡hasta color en sus mejillas tenían las cabronas!; pero yo estaba cada día más flaco, más triste, ya casi sin sangre...
Tomé los cuerpecitos flacos de las esperanzas, las acaricié tratando de demostrarles todo mi cariño, el último cariño que podía demostrarles. Ellas abrieron sus ojitos (grandes en proporción a su cabecita, sobresaliente de sus caritas), me miraron con ternura y con un suspiro, fueron muriendo una a una en mis manos.
Siento tristeza al verlas ahora, no sé si era lo mejor, pero ya las dejé morir de hambre...
No puedo ocultar mi nostalgia por ese último suspiro, debo aceptarlo, en ese momento se me escaparon algunas lágrimas, pero ya nada puedo hacer...

C. Del Valle

4 comments:

Dr. CroW said...

Muy bueno el relato, me encantó.
Voy a seguir leyendo a ver que tal está el resto.
Te invito a que leas mis propios delirios http://inblogico.blogspot.com mientras yo leo los tuyos :-)

mbb said...

che que buen relato, muy muy bueno
quien no tiene sus viejas esperanzas por ahi, muriendo por que no nos conviene alimentarlas... saludos, un abrazo grande

Eva said...

No conviene ha!
Talvez necesitaba leerte justo despues de anoche.

C. Del Valle said...

Muchas Gracias, me alegra saber que alguien anda por ahí viendo mis letras...
Gracias de nuevo,
Saludos,
C. Del Valle